Ser madre o padre es una de las experiencias más intensas e importantes en la vida de una persona. La etapa de 0 a 3 años es preciosa, pero también es difícil. Incorporas a tu vida, a la que ya estabas acostumbrado, a una persona con todas sus necesidades y todo lo que implica: educación, rutinas, hábitos, alimentación, rabietas, el sueño o la falta de él… Y cuando parece que le estás cogiendo el truco, se acaba la etapa y comienza otra de la que no sabes nada.

Supone renunciar a muchas cosas, pero cosas que llegan a ser insignificantes si las comparas con ver a tu hijo crecer sano, feliz y con una serie de valores y de principios.

Nuestra presencia en sus vidas va a ser fundamental en la base de todo lo que se va a construir después. La presencia de sus padres les va a dar a estas una seguridad y una confianza que le va a durar toda la vida.

Hoy queremos recordaros que los días pasan y que “ayer” nunca va a volver. Tratemos de sacar lo mejor de nosotros mismos incluso cuando los momentos no sean los mejores o los más propicios. TRES AÑOS PASAN VOLANDO…

El pasado 1 de Mayo fue el día de la madre e hicimos un vídeo para todas ellas. Ellas que confían en nosotros su mayor TESORO, ¡gracias!